martes, 25 de julio de 2017

El niño en la cima de la montaña

Título: El niño en la cima de la montaña
Saga: -
Autor: John Boyne
Editorial: Círculo de lectores (Publicaciones y Ediciones Salamandra S.A.)
Primera edición: 2015
Número de páginas: 253
Precio: 14,50€
Leer el primer capítulo: -


ARGUMENTO

De padre alemán y madre francesa, Pierrot ha tenido una infancia no muy distinta de la de cualquier niño de su época. Sin embargo, nos hallamos en París, corre el año 1935 y la guerra que se avecina trastocará el destino de millones de personas. Tras la muerte prematura de sus padres, Pierrot deberá separarse de su íntimo amigo Anshel y abandonar Francia para vivir con su tía Beatrix, que trabaja de ama de llaves en una mansión imponente erigida en lo alto de una montaña. Pero no es una casa cualquiera; se trata nada menos que del Berghof, la enorme residencia que Adolf Hitler posee en los Alpes de Baviera.


Así, a sus siete años, alojado de manera involuntaria en el entorno íntimo del todopoderoso Führer, Pierrot se verá inmerso en un mundo tan extrañamente seductor como peligroso. En él no hay lugar para la inocencia, y cuando al final de la guerra es capturado por los aliados, Pieter —como ahora se llama— llevará un peso insoportable en su conciencia. A su regreso a París, abrumado por la culpa, un aspecto clave de la historia surgirá como una tabla de salvación, y el inesperado desenlace será una muestra más de la insondable dimensión del perdón y la amistad.


PERSONAJES

Pierrot Fischer: niño francés de 7 años, que tras quedarse huérfano y ser acogido por su tía, se ve rodeado de una nueva vida. Debe cambiar su nombre a Pieter, vestir como un niño alemán, renegar de su procedencia y olvidar a su mejor amigo.

Anshel Bronstein: mejor amigo de Pierrot en Francia, también de 7 años. Utilitzan un lenguaje de signos para que nadie más les entienda. Él es el perro porque es bueno y leal, y Pierrot es el zorro.

Belatrix: tía de Pierrot. Trabaja de ama de llaves en la casa de vacaciones de Hitler, en Berghof, Obersalzberg. No tenía buena relación con su hermano, el padre de Pierrot, ni tampoco con su cuñada, pero decide acoger a Pierrot cuando se entera que está huérfano porque cree que así lo salvará de la guerra.

Ernst: chófer de Hitler en Berghof.

Adolf Hitler: (creo que no es necesaria una descripción).

Eva Braun: esposa de Hitler.

Hay más, pero no l@s considero tan relevantes como para exponerlos aquí.


OPINIÓN PERSONAL

Me interesaba mucho leer esta historia porque me gustó mucho como estaba narrada la novela de El niño con el pijama de rayas y creía que también podría gustarme esta, al tratarse del mismo tema.

La verdad es que es muy distinta a El niño con el pijama de rayas. Sí es cierto que en un principio la historia es parecida porque el protagonista es un niño de 7 años muy inocente, que no entiende lo que está pasando y se ve sumergido en un mundo nazi sin que tenga mucho que ver con él. Pero la diferencia se halla en el transcurso de su vida, ya que al vivir en la casa de Hitler y entablar muchas conversaciones con él, no es un niño ajeno a la realidad.

La evolución de Pierrot (o Pieter) es muy clara. La novela tiene lugar entre 1936 (cuando el niño tiene 7 años) y 1945 (cuando tiene 16 años). Así pues, el niño se convierte en adolescente y cada vez es más consciente de todo y sabe lo que quiere. Como he dicho, al principio de la novela nos encontramos con un niño inocente que no entiende porque su tía le pide que no cuente nada de su vida en Francia delante de Hitler o los soldados, mientras que a la que vamos leyendo, vemos como va apareciendo un chico que anhela el poder, no acepta negativas y es fiel a la Patria.

Me ha sorprendido una barbaridad lo fácil que acepta Pierrot todo lo que Hitler le dice. Por eso es una novela que me ha permitido pensar en toda la gente que estuvo apoyando el nazismo sin ser realmente conscientes de todo el sufrimiento que había detrás o creyendo que Hitler tenía razón y que no importaban las muertes porque la causa no merecía. Con esto no quiero decir que no supieran lo que sucedía realmente, sino que hay personas que tienen tanto poder que pueden trasladar su realidad a la sociedad y que ésta la acepte sin cuestionarla.

Hay dos fragmentos de la novela que me hace especial ilusión porque el escritor recupera personajes de un libro anterior y los hace aparecer en esta. Me gusta cuando se hacen este tipo de cosas porque te permite conocer más sobre ell@s, o saber como les ha ido la vida más allá de las páginas que hayan durado su libro.

Es una lectura rápida de leer, sin un vocabulario complicado. Hay momentos duros por la crudeza de los hechos, pero al final de la novela no dejan un mal sabor de boca. Sí es cierto que ni tiene un final feliz ni es una bonita historia para recordar, pero por el conjunto de páginas, por saber qué lo que se acaba de leer es real, pese a no existir Pierrot.

Así pues, recomiendo este libro a toda aquella persona que no se lo haya leído, a quién le guste la historia de nuestra sociedad y quien disfrute con descubrir mundos desde la perspectiva de un niño pequeño. Pero que se abstengan todos aquellos que no entiendan el racismo.


FRAGMENTO FAVORITO

- Ah, estás aquí, Ralf -dijo entonces una mujer que se acercaba con un niñito en brazos, seguida por una niña de unos cinco años-. Lo siento, pero Bruno quería ver los trenes de vapor y casi nos olvidamos de ti. Vaya, ¿qué pasa aquí?
El hombre sonrió, levantó la bota y tendió una mano para ayudar a Pierrot a levantarse.
- Un crío que corría sin mirar por dónde iba -respondió encogiéndose de hombros-. Casi me hace caer.
- Qué ropa tan vieja lleva... -dijo la niña, que miraba de arriba abajo a Pierrot con cara de desagrado.
- ¡Gretel, qué te he dicho sobre hacer comentarios de esa clase! -la regañó su madre con el ceño fruncido.
 

El Mundo de IRENE Template by Ipietoon Cute Blog Design and Waterpark Gambang