martes, 1 de agosto de 2017

El hielo de mis venas

Título: El hielo de mis venas (booktráiler y canción)
Saga: Fuego y hielo
Autor: Mike Lightwood (TwitterBlogYoutubeFacebookInstagram)
Primera edición: febrero 2017
Número de páginas: 421
Precio: 17,90€

ARGUMENTO

Vivir con culpa no es tarea fácil, y eso es algo que Darío sabe muy bien. Después de todo, el que solía ser su mejor amigo vive un auténtico infierno tras confesarle lo que sentía por él, y lo peor es que Darío no puede hacer nada para arreglar la situación.

Atormentado por unas oscuras pesadillas, Darío se enfrenta cada día a su peor enemigo: él mismo. El problema es que es demasiado difícil aceptar lo que siente, sobre todo cuando hacerlo significaría que tal vez no sea la persona que siempre ha creído ser.

El hielo de sus venas se extiende cada vez más, y dependerá solo de él conseguir que se derrita o dejar que se extienda hasta congelarlo por completo.


PERSONAJES

Darío: protagonista. Estudiante de primero de bachillerato. Debido a su sexualidad, no se siente cómodo consigo mismo ni con el mundo que le rodea. Tiene mucho odio dentro, pero sobretodo miedo al qué dirán.

Óscar: mejor amigo de Darío y Fer. Van a la misma clase. Es gai y por ello es objeto de las burlas de sus compañeros de clase.

Fer: mejor amigo de Darío y Óscar. Van a la misma clase. Es el que mantiene siempre la calma en el grupo, el que idea los planes.

Abuela: es la abuela de Darío, la única familia que le queda, ya que sus padres murieron. Vive con ella y con Rocky, su perro.

Pablo: chico al que Darío conoce en una discoteca.

Marta: compañera de clase de Darío. Al principio no es relevante, pero su presencia es muy importante en una parte de la novela.

Carlos: el malote del instituto. Es el compañero de pupitre de Darío y el que idea todas las humillaciones a las que se ve sometido Óscar.


OPINIÓN PERSONAL

Tenía muchas ganas de leer este libro, porque después de conocer a Óscar, Fer y Darío en El fuego en el que ardo, quería (y necesitaba) conocer la versión del otro implicado en todo el sufrimiento que se lee. Así que con este libro se completa la historia, ya que mientras que en primero sabemos qué ocurre en la vida de Óscar, en este descubrimos cómo lo ha vivido todo Darío.

Para quién no conozca el libro, es la segunda parte de un libro con temática LGTBI, aunque no es necesario leer el primero para entender este, de hecho, se puede intercambiar el orden (aunque yo no lo haría porque El hielo de mis venas abarca un poco más de tiempo y se descubrirían cosas que quizá es mejor después de tener constancia de toda la historia al completo). Son dos versiones de una misma historia, la de Óscar y la de Darío.

El diseño del libro es el mismo, ya que la mayoría de páginas son blancas, pero también hay algunas negras. Lo distinto es que en esta ocasión, las negras no son saltos al pasado, sino que son las pesadillas que tiene Darío. Debo reconocer que en algún momento se me han hecho pesadas, porque quizá de una pesadilla a otra cambia solo una frase, pero a la vez las considero necesarias. Son la prueba de la evolución que da el personaje durante toda la trama.
Así pues, los personajes no son estáticos. Hay mucho trabajo en ellos y evolucionan, maduran, aprenden. Supongo que el hecho de que sean un poco autobiográficos ayuda en esto. Podría parecer más sencillo, ya que escribir sobre situaciones que has vivido debería resultar más fácil que inventar, pero a la vez es muy complicado, y más cuando son vivencias dolorosas.

Algo que me sigue encantando de este libro es que se utiliza mucho la estética para resaltar las conversaciones de Whatsaap (u otra aplicación similar), las entradas en el blog, los tuits y dibujos. Puede que parezca una tontería, pero estos detalles hace que sienta la historia más real y me gustan.

Advierto que es un libro muy duro. Prácticamente no hay momentos felices en todo el libro. Incluso os puedo decir que en una página empecé a llorar y de las lágrimas y el dolor no podía leer más de 5 líneas seguidas, tenía que parar y descansar. Como ya he dicho más de una vez, si sufro tanto como el/la personaje es porque la novela me transmite bien los sentimientos, por lo que considero que el libro es muy bueno, o está muy bien escrito.

Otra que me gusta del libro es que incluye el título en la historia. Me gusta encontrarme el motivo de por qué se llama así en la trama, que alguien lo diga en un diálogo o se intuya de alguna forma. 

Y como psicóloga debo decir que encuentro muy positivo que se incluya la terapia, la sesión psicológica en el libro. Aunque sí es cierto que parece que ir a la psicóloga solo sirva para deshaogarte y volver a casa, sin ningún trabajo por parte de la/del profesional, y eso no es así. Pese a ello, entiendo que Mike no tenga el suficiente conocimiento como para profundizar en las sesiones psicológicas, y aunque es una crítica que le doy al libro, no la tengo mucho en cuenta.

Así pues, recomiendo El hielo de mis venas a todo el mundo, sin más. Pese a estar catalogado como juvenil, me atrevería a decir que es a partir de una determinada edad, cuando ya se es suficiente madur@ como para entenderlo, y sin límite de edad. Igual que con El fuego en el que ardo, yo las propondría en los institutos como lectura obligatoria porque es donde más puede aparecer este tipo de sufrimiento.



FRAGMENTO FAVORITO

El fragmento que voy a poner a continuación me gusta, pero no es mi favorito. El motivo por el que no pongo el que más me transmite, es porque sería un Spoiler demasiado grande y no considero oportuno ponerlo.

- ¿Cómo te sientes? -pregunta unos segundos después, mientras me tiende un tercer vaso, aunque de este solo doy un par de sorbos.
- No lo sé. Bien, supongo.
- ¿Supones?
No, claro que no.
En realidad, me siento mucho mejor que bien. Me siento aliviado. Liberado. Aunque sea el tópico más viejo del mundo, me siento como si me hubiera quitado un peso enorme de encima de los hombros, como si hubiera pasado cada día de mi existencia arrastrando unas cadenas pesadas y por fin se hubieran roto. Me siento tan ligero que casi me parece que podría echar a volar si quisiera. Es como si el hielo de mis venas hubiera comenzado a derretirse al fin para después empezar a evaporarse, al menos en parte. Lo que no sé es si durará.
- No. Me siento mucho mejor. -Sonrío, y es mi primera sonrisa de verdad en mucho tiempo-. Me siento genial.


2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Tengo muchas ganas de hacerme con "El fuego en el que ardo" y "El hielo de mis venas", pero siempre lo voy dejando para más adelante y me hago con otros libros, aunque las críticas que he leído son en su mayoría bastante buenas como la tuya.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Pues te recomiendo que te hagas con ellos, son muy buenos, de verdad. El fuego en el que ardo es menos intenso que este pero también tiene tela. El trabajo que hay en ambos es enorme.

      ¡Gracias por tu opinión!

      Eliminar

 

El Mundo de IRENE Template by Ipietoon Cute Blog Design and Waterpark Gambang